Si la memoria no me engaña, que me perdone al menos

Cuántas veces lo he oído: “Si hubiese sabido lo que sé ahora”. Creo que hasta lo he dicho yo misma en alguna ocasión y me arrepiento.

He comprendido, sin esfuerzo, accidentalmente, mientras picaba una cebolla, que lo que yo deseo, de verdad, es que mi memoria me perdone la vida. Que me falle o que se pierda; que me bese el olvido. Que me deje inexperta e ignorante, sin respuesta a las deliciosas mentiras que ya no despertarán suspicacia ni celo.

Prefiero flotar en la nube de la arrogancia de los incautos que, aun mirando desde arriba, no se las ven venir.

Que todo sea nuevo y diferente. Que todo sea pasajero y que nada ocurra dos veces. Que me deje todo sin palabras, sin lógica aplastante, sin defensa. Que me deje, en definitiva, feliz y pasmada ante el acontecer de las cosas.

Quiero volver a ser ingenua y confiada.

Nota: Quiero creer que el resultado del 20N será sorprendente y bueno.
Anuncios

Un pensamiento en “Si la memoria no me engaña, que me perdone al menos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s