Lo que he hecho con mi tiempo

Parece el título de una redacción de las que pedía Maritina a su clase, frustrada al comprender un día que sólo unos pocos en ese grupo de 3º de BUP de Letras eran lo suficientemente versos en gramática y ortografía como para poder comentar cualquiera de los textos que nos obligaba a leer por nuestro propio bien y “porque ya os enteraréis en COU: comentario, comentario, comentario”. Así que comenzó a castigarnos a escribir algo cada fin de semana. Los temas de las redacciones (“Por qué me gusta vivir aquí”, “Cómo es mi mejor amigo/a”, “Lo que voy a comprar cuando vaya de tiendas”) eran un suplicio para mí; las restricciones me molestan, la inmovilidad me asusta y mi imaginación se escapa en busca de otra cabeza más firme en la sujeción por la parte del amor propio y más liberal en el sentido del deber. Al mismo tiempo compadecía a Maritina, aunque aún no sé bien si este sentimiento nació al conocer su falta de inventiva (qué temas, por Dios), al imaginarme cuántos renglones llenos de tedio tendría ella que leer o al entender que semejante recorte de posibilidades en sus encargos sólo podía traducirse en una total falta de fe en los chicos y chicas que ella esperaba educar. Por eso le entregué mis redacciones cada lunes con títulos que ya no recuerdo pero que habrían podido ser perfectamente “Vivo a tomar por culo de aquí y tardo tres horas en llegar al instituto cada día, pero me las chupo contenta porque estoy hambrienta de conocimiento”, “Mi mejor amigo se llama Toni, pero el idiota del psiquiatra se empeña en llamarle Transtorno” y “Vida y milagros de una cleptómana consumidora-compulsiva”. Nunca me reprendió ni por títulos ni por extensión. No decía nada acerca de las palabras malsonantes, pero se negaba a darme nota. No encontraba faltas de ortografía y, ahora que lo pienso, el ejercicio sólo tenía como utilidad dar a conocer nuestra capacidad para la correcta expresión por escrito y la basurilla que pudiera salir de nuestra fantasía no era importante.

El 25 me acerqué al robledal de la margen izquierda del pantano y vi que Alter había dejado una pregunta parecida a los temas de redacción de Maritina. La pregunta: ¿Qué has hecho con tu tiempo?, me ha perseguido dos días, como si hubiera de tener una respuesta preparada, bien escrita, bien presentada, para el lunes. La pregunta me pasa examen.

Lo que he hecho con mi tiempo

Es una pregunta trampa ahora que, mirando alrededor, sólo sé clasificar a la gente en dos grupos: los que parecen de mi edad y los que parecen mucho más jóvenes que yo. Ya llevo dos vidas o, lo que es lo mismo, dos tiempos. Tengo que descubrir cuál es el juego para saber cuántos tiempos me quedan y, sin embargo, siempre corro por la cancha como si sólo hubiese uno. No tengo mal perder pero necesito ganar éste.

Me preocupa haber vivido hasta ahora como si mi tiempo fuese plata en lugar de oro. Me molesta la preguntita y me molesta la responsabilidad de contestarme de forma honesta, de echar cuentas y hacer balance. No estoy preparada para el cierre de caja. Mi tiempo no se ha acabado ni el resultado es definitivo, ni siquiera muestra tendencias.

¿Se sentirá todo el mundo así?

Con mi tiempo he hecho lo que humanamente he podido. Lo he disfrutado, malgastado, usado de excusa, arrojado a la cara de quien me dolía como si fuera un insulto, inventado, perdido, encontrado, lamentado, deseado, recogido y escondido, mostrado con orgullo, intercambiado con amigos si teníamos “repes”, devorado con ansia, olvidado. También lo he usado para escribir mi basurilla.

Anuncios

3 pensamientos en “Lo que he hecho con mi tiempo

  1. Princesa,
    Me ha encantado.
    Reflejas un poco de todos,,,, gracias!
    Creo que de vez en cuando todos necesitamos saber apreciar el tiempo.
    Que lo disfrutes!.. yo intento hacer lo mismo.
    No dejes de escribir,,, ni de remar!

  2. Pingback: Mi mejor amigo se llama Toni, pero el idiota del psiquiatra se empeña en llamarle Transtorno | Pobre de espíritu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s