Mi con(s)ciencia

Hoy me desnudaba frente a un espejo de cuerpo entero. Sólo quería mirarme, pero pronto me ha apetecido verme y he seguido arrojando prendas al suelo.

Estas prendas que ya no me cubren, nunca he sabido bien para qué sirven; desde luego, no son para el invierno pues les falta calidez; además, sé que también las usaba en verano. En realidad no recuerdo habérmelas quitado antes de hoy.

La piel parece distinta sin ellas; quizás no sea más suave al tacto ni una caricia parezca hecha por una mano más suave tampoco. Sin embargo, sí parece añadir intensidad a cualquier roce.

Me pregunto si lo que he tirado al suelo, eso que ahora se retuerce a mis pies, es algo vivo que se nutría de mí, alguna clase de parásito que nublaba mi consciencia.

Tal vez, algo peor: el alimento de mi conciencia, mi juez terrible, mi oponente. Mi escondrijo.


web tracker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s