El tiempo, otra vez

Todas las mañanas cambio la cinta de backup. Lo hago más o menos a la misma hora para que esta rutina sea su propio recordatorio.

Están en una caja. Son cinco y en los lomos de los estuches se lee cada uno de los días laborales de la semana.

Cada mañana al cambiarlas tengo la sensación de haber dado a mi mundo permiso para cambiar la fecha. Los días pasan según mi voluntad y buena memoria para las tareas.

El jueves pasado no tuvo lugar porque lo pasé fuera de la oficina; hoy ha llegado con retraso porque me he levantado tarde.

Cuento los días que faltan, los grabo en el calendario de mi cabeza si trabajo.

Los fines de semana transcurren en la cabeza de otros a cuya voluntad se doblega el paso de mi tiempo.

web tracker

Anuncios

2 pensamientos en “El tiempo, otra vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s