Insomne

He dicho hasta mañana con desgana, sin convicción; he dado las buenas noches privadas de significado hasta su respuesta —que descanses. Hace rato que estoy preparada para la cama y la contemplo mientras me fumo el último del día. Me disgusta su tamaño: demasiado pequeña para albergar fantasías; demasiado grande para decirle al frío que no cabe tendido a mi lado. Pero acudo a ella igualmente porque es la única cama que tengo y hay que dormir en algún sitio.

Dormir… Extraño proceso por el que algunos consiguen descanso y yo desazón.

A oscuras, tumbada en la cama de tamaño complejo, en mi dormitorio, donde la oscuridad es de color negro y no hay sombras sobre sombras ni reflejos de otras noches contiguas, parece imposible distinguir si he cerrado los ojos o los tengo aún abiertos; si pienso o sueño.

No tengo por qué recordar desasosiegos, me digo,  puedo soñar con lo que quiera. Podría llamar con mi pensamiento a los placeres carnales que mejor sacian mi apetito; podría satisfacer esa codicia infantil que culmina con números ganadores; podría jugar a ver mi futuro; podría soñar con él y confundir mi almohada con la firmeza de su hombro; podría soñar… Y sueño.

Caigo en el barranco de fondo negro; caigo en una oscuridad más negra que la noche de mi dormitorio y, cuando abra los ojos para recibir, con horas de ventaja, la mañana clara, lo que rodea mi cama me parecerá sólo gris. Pero no me atreveré a cerrar los ojos de nuevo. Permaneceré insomne, pensando sin soñar.

web tracker

Anuncios

3 pensamientos en “Insomne

  1. Dicen que para el descanso del cuerpo solo sería preciso tumbarse un rato, que el proceso de dormir es para el descanso de la mente… No deja de llamarme la atención entonces como cuando mas trabaja la misma dando mil vueltas a todo lo que no debería dar es cuando mas difícil es dejarse caer en los brazos de Morfeo y si por una feliz casualidad lo logras entonces tus deseos, miedos, anhelos, ilusiones, alegrías y tristezas vienen a visitarte la mayor parte de las veces en forma de imágenes sin sentido aparente pero que si consigues recordar te dejan curiosas sensaciones ya que actúan como misivas para tu otro yo, el que está oculto y solo aparece cuando duermes, ese en el que casi nunca pensamos pero que controla la mitad de nuestro cerebro.

    Son malas fechas para pasarlas en camas de complejo tamaño, eso lo se bien, no es que haya una buena fecha para ello, pero estas son especialmente malas. Tan solo queda hacer de tripas corazón y guardar este último al menos hasta que se haya restablecido lo suficiente como para afrontar una nueva embestida.

    No desfallezcas.

  2. Que bueno!!! Como no podía ser de otra forma, si está relacionado con la oscuridad, me atrae. Además me has dado una idea, porque yo también ando insomne.

    Muag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s