Seguir tu rastro

Debería haberte hecho mil preguntas. Debería haberme instruido en tu persona.

Ahora podría saber qué horizonte contemplan tus ojos; de qué forma peculiar corre tu tiempo; qué clases de sueños te frecuentan; qué melodía gira en tu cabeza; por qué cuerda de guitarra te dejarías atar; qué sonido hace la palma de tu mano cuando alcanzas otra; de qué lado duermes; qué susurras al despertarte; qué te tiene en vilo; qué querrías preguntarme.

Habría podido rastrear cada respuesta hasta dar contigo. Te habría perseguido.

Pero no pregunté nada y ahora he de esperar a la fortuna de los encuentros.

He de esperar tu regreso voluntario y confiar en que aún recuerdes mi camino

web tracker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s