Gracias por venir

Salí del pozo hace un par de semanas. No me gusta estar allí pero la cadena que me sujeta a su fondo se queda a veces corta y termino cayendo por la misma inercia que crean mis tirones. No es un pozo de los deseos sino, más bien, la oscuridad que los aniquila. Al salir me quedo ciega; tardo en acostumbrarme a la luminosidad. Pero salí hace un par de semanas. Estoy encantada de continuar fuera.

Pero no es éste el tema de esta entrada. Esta entrada es sólo mi forma de dar las gracias por las cosas que hacen que merezca la pena incluso el tiempo de oscuridad. En realidad no son cosas sino personas. Unas lo saben ya y otras no. Algunas de esas personas se acercan al borde para dejar resbalar esa otra clase de alimento que no contienen el pan o el agua. Otras no se asoman porque saben que es mejor no tentarme a escalar las paredes de mi prisión subterránea antes de tiempo.

Por esto gracias a…

Albert: porque me da dos besos tanto al llegar como a su marcha pese a que hay confianza y donde hay confianza da asco.

Álvaro: porque canta por la mañana Hoy puede ser un gran día.

Andrea: porque me quiso incluso en la distancia y ahora que estoy cerca me quiere igual, sin cansancio.

Beni: porque no se aburre con mi transparencia.

Dani: porque no deja pasar un día entero sin reír con su risa contagiosa.

David: por encontrarse mejor y porque se ofreció a llevarme a casa.

Davinia: porque es ella misma y ella misma es cariñosa incluso conmigo.

Delphine: porque no deja que la distancia mate el cariño.

Javier: porque sé que de verdad intenta acordarse de mí en sus días buenos.

Juanma: por traer bombillas, velas y, si no hay nada mejor a mano, hasta cerillas, para arrojar algo de luz a mis días malos.

Laura: porque ha venido y ha traído con ella la parte más bonita de mi memoria, los veranitos en Piera.

Mónica: porque encuentra la forma de escandalizarme y mostrarme que aún queda mucho por aprender a la vez que le quita hierro a todas mis acometidas absurdas.

Nadia: porque me hace sentir a ratos que soy más importante en su pequeña vida que la tonta de mi perra.

Nathalie: porque sabe ponerle al mal tiempo buena cara y se interesa a menudo por mis lloviznas pese a estar ella sufriendo tempestades.

Paco: porque sabe aplicar, con sus abrazos de cuerpo entero, terapia por calor.

Pedro: porque contesta a todas mis cartas desde hace años.

También agradezco a todos los que huyeron al verme caer por hacerme saber de forma contundente que no era necesario invitarles a celebrar mi salida (siempre es mejor conocer los costes de antemano, que está la economía muy jodida este año).

web tracker

Anuncios

Un pensamiento en “Gracias por venir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s