Verano suave

Me lo ha traído, sin pedírselo; yo no sabía que era eso lo que yo quería. Lo ha adivinado.

Me ha traído el verano suave que no asfixia, que no ciega, que no abrasa. Que refresca con su brisa, con el agua salada que rompe olas en un lugar lejano y trae hasta mí sólo la corriente mansa y tibia.

La playa de pendiente suave, sin mareas bruscas, sin algas oscuras que puedan atrapar mis emociones cuando juegan en el mar.

La hora de la siesta en la arena blanca, sin sombras, pero sin desolación. Y la noche veraniega, iluminada por el recuerdo del día pasado y el que está siempre a punto de llegar.

web tracker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s