Apenas nada

Qué sentirás, querido mío, al suponer que te olvidaré como olvido siempre las malas noticias; que el marco barroco de nuestra foto ha dejado de ser ornamento ostentoso, recargado de brillos, y ha tomado ya el matiz de la indiferencia, que no refleja ni el sol ni la luna de mi ventana, y en la imagen se aprecia que mis pensamientos pasean por otro parque y mi sonrisa se relame entretenida en la promesa de otras.

Qué sentirás al ser sólo otra historia, otra entrada, otra anécdota de la que hablarán otros y tú mismo, mientras a mí me vence la amnesia.

Qué sentirás al comprender que no superas la barrera del tiempo, que cada segundo cuenta en todos mis tramos, que no se acumulan puntos ni hago uso de tabula rasa.

Qué sentirás al disiparte, al diluirte en la sopa de mi vida hasta que tu sabor desaparezca, al no estar, al saber que no serás más querido y tampoco me molestaré en odiarte.

Y qué sentirás cuando yo me equivoque de la misma forma, queriendo sin pedir justificante, mil veces más con mil otros, y entiendas que tu traición no alcanza ni para que yo aprenda.

Qué sentirás, me pregunto mientras observo que yo apenas siento ya nada, que sobrevivo sin secuelas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s