Enredando la madeja

Siempre pensando que el problema era mi pelo y mi desinterés en peinarlo. Es demasiado corto para prestarle atención.

Pero comienzo a darme cuenta de que esto que cae en mi falda son las pelusas que suelta la lana del jersey que llevaba cuando te conocí.

Quedaba un cabo suelto y, aunque recuerdo perfectamente que acordamos hacerle un nudo, pienso ahora que mientras yo giraba aprovechaste para sacar más lana y atarla a tu cintura.

Y así me desmadejas, con tus idas y venidas me desordenas.

Me dejas colgando y liada, enredada en todas tus partidas. La lana que nos ata más tirante cada vez por los trozos inservibles que voy cortando cuando planeo rehacer el jersey que tanto te gustaba.

Pero me prefieres desnuda, sujeta sólo por un hilo, pendiente de un tirón a tu regreso, tiritando de frío a tu marcha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s