Me jodió el final de Luces rojas [spoiler] y los gurús de cualquier clase me la traen floja

Hola. Me llamo Jaute y soy escéptica. De nacimiento. Lo que viene a significar que por mí no hay nada que se pueda hacer. De niña fingí creer en los Reyes Magos por miedo a una bofetada de mi padre, que no se tomaría a bien mi falta de fe tras haberse gastado los cuartos en mis juguetes y haber tenido que reptar con ellos por la ventana para que yo no le viera. El primer año de Reyes, cuando tenía menos de dos años pero ya sabía hablar, al ver todas las muñecas que más tarde decapitaría por aburrimiento y crueldad infantil, insinué a mi madre que creía que habían tomado algunas de las que ya rondaban la casa con anterioridad para exponerlas junto a las nuevas y hacer más bulto. Mi madre se ofendió y me llamó tonta: —pero, hija, tú estás tonta— me dijo —te las han traído los Reyes.

Mi natural desconfianza me llevó a un enfrentamiento con la profesora de Catequesis y a mi posterior renuncia a la Primera Comunión y, por lo tanto, a todas. Algo sobre el pecado original en lo que no logramos ponernos de acuerdo y es que, ¿cómo se puede convencer a un niño de que existe la mala suerte y ésta se hereda cuando uno no ha tenido ocasión aún de andar por la vida metiendo la pata y ofendiendo a seres superiores pero ya sabe decir no he sido yo, mamá, ha sido mi hermano quien ha roto el jarrón. No me castigues a mí ni a los dos; sólo a él. Ah, mamá, y no nos guardes la clase de rencor que te llevaría a castigar a los nietos que te demos en el futuro.

Tampoco me creí que el himen fuera un tejido impermeable a prueba de balas y que si me metían sólo la puntita no me quedaría embarazada y por ello fui libre de practicar el sexo, además de sin riesgo de reproducción, sin posibilidades de contagio de aquella enfermedad tan mala, propia de mala gente que, por cierto, no creí que fuera una plaga para meter en el cuerpo de tanto promiscuo el temor de dios. Y tampoco me quedé esperando a mi media naranja porque, pese a que una medium había asegurado a mis padres delante de mí que ellos llevaban varias vidas unidos, que eran las dos mitades del mismo ser —obsérvese que mi madre había sido hija de la América precolombina mientras que mi padre era natural de Jerusalen, según la misma profesional, y, a pesar de la distancia, hicieron manitas— tuve la certeza de que aquello era muy fácil de decir e imposible de demostrar y la medium no había visto a mis padres discutir como yo ni supo prever que acabarían por divorciarse como yo lo preví. Amor eterno; tan eterno como la vida misma.

Mi madre devoraba los libros de J.J. Benítez: La Rebelión de Lucifer, Caballo De Troya 1, 2, 3, 4,… Yo se los regalaba por su cumpleaños, por el día de la madre, por navidad. Pero no entendía lo que pasaba: yo le regalaba novelas Sci-Fi que ella leía como divulgaciones científicas…

Antes de continuar me gustaría aclarar que mi madre se encuentra muy bien hoy en día, completamente recuperada de su dolencia, y todo gracias a Iker Jiménez y a su lamentable trabajo como investigador y comunicador que logró que ella dudase de todo lo que dicen él y otros como él. Aunque quién sabe si no se debe su mejora a haberse divorciado del hombre al que debiera amar desde hace varios milenios y por otros tantos.

Superé la paranoia que se extendió con el Código Da Vinci y continué entera, aunque muy cabreada, cuando, en el final de Luces Rojas tras demostrar que el medium es un falso medium y por fin se imparte la justicia de la verdad y la sala queda sosegada, tranquila, vengada, me adjuntan el final feliz: espera, que el malo era un falso medium pero el bueno, el noble, el bello, el científico, él resulta que sí, que tiene poderes, pero de verdad; vamos, que es un medium bueno. Y toda esta lucha, ¿para qué? Ahora me escriben gente como Anne Astilleros, la clase de persona que le dice a una joven tetrapléjica que es cierto que todos los sueños se puede lograr a costa de desearlos, siempre que deseo  y trabajo sean la misma cosa y que el sueño sea realista; vamos, que nada de soñar con salir andando si lo tuyo es hacer girar las ruedas de una silla.

Hoy que por fin no he de justificar mi ateísmo y mi escepticismo, tengo que explicar que lo que otros llaman ser negativo no es tal, sino realismo; que lo que ellos me proponen es otra clase de magia. Y como ejemplo me gustaría poner a Hitler: recientemente vi una película bastante mala y muy panfletera; se titula El Ángel de Budapest. En un momento dado, se escucha en la radio que Hitler ha sido víctima de un atentado. Todos los personajes buenos de la película suspiran y se alegran por la posibilidad de la muerte de Hitler. Pero él, claro, ya conocemos todos la historia, no muere. Esto me tuvo pensando mucho tiempo: si el que muchas personas deseen algo a la vez, con todas sus fuerzas, como que llueva o que alguien se ponga bueno, está demostrado, como dicen todos estos fanáticos del pensamiento positivo metidos a coach, cómo es que el deseo de 6 millones de sus víctimas y todos sus familiares, amigos y otros desconocidos sin conexión pero con sentido común, de que Hitler muriera nunca llegaron a hacerse realidad —el suicidio, después de haber estado dando por culo y matando por toda Europa, no cuenta.

Anuncios

6 pensamientos en “Me jodió el final de Luces rojas [spoiler] y los gurús de cualquier clase me la traen floja

  1. NOooo, porque creo que te voy a dar una alegria. La verdad yo soy como tu, esceptico a mas no poder, tanto que estoy intentando reunir personas para reirme un rato haciendo la ouija o como se escriba (nadie quiere miedicas…). Pero ahora vamos a lo importante

    [Spoiler y muy grades abstente si no has visto la pelicula]
    Ayer mismo vi luces rojas, y la verda me decepcionó por su predecibilidad pero realmente le doy una oportunidad porque pienso que ese fue el fallo del director es decir no supo balancear la parte predecible con la idea a transmitir a nosotros los espectadores. Ejempo claro de pelicula de este estilo bien balanceada Origen (Delicia de la ultima decada ^^)

    Me voy al grano, a mi como a muchos supongo me sorprendio el final porque no sabia por donde cogerlo (Pero yo me adelante, esa fue mi ventaja) por eso hoy me he ido a internet a buscar opiniones y resulta que lo he visto todo claro, al final resulta que el director si que es un geniecillo os ha conseguido engañar a la gran mayoria y ese era su objetivo.

    [Explicación desde mi punto de vista] Mientras que la gran mayoria veiais al prota como el medium con poderes, yo estaba viendo el otro lado, el lado del esceptico que tenias que haber visto (Pero el director se asegura de que no lo veas) porque das por hecho que el prota tiene poderes? sabes lo que yo pense, que el maton que envió la unica logica que hace que los 2 salieran vivos, porque salen los dos esa fue la pista
    es que le inyecta algo para que muera delante de todos los espectadores del show bien montado (tanto que tienen hasta efectos finales de crujir de edificios y todo) de tal forma por haber desafiado al mentalista sin embargo no muere y por eso ese gran falsalte como De Niro le pregunta ¿Como, como lo has hecho? ¿¡Como ha sobrevivido!?

    Espero que te haya abierto los ojos 😄 y recapacites sobre la genialidad de la pelicula y verla de nuevo si no me crees.

    • Estimado dlau,
      mucho me temo que malinterpretas mi entrada, posiblemente, debido a esta manía mía de componer grandilocuentes títulos.
      No era mi intención discutir o ejercer de crítico de cine aunque, ya que me has dado pie, debo confesar que sí, que coincido contigo en lo magistral del trabajo de Nolan con Inception pero sigue sin convencerme el de Cortés con Luces Rojas y, si deseas saber por qué, no creo que sea comparable la ambigüedad de final abierto que remata una película de ciencia ficción en la que las reglas que generan la acción quedan perfectamente explícitadas y, hago hincapié en esto, se presenta claramente como obra perteneciente al género Sci-Fi (lo sé porque en mi disco duro clasifico las pelis por géneros y no tuve ninguna duda: tan pronto llegué al archivo de Inception supe positivamente que debía ir a la carpeta de Sci-Fi) con un final no abierto y desde luego nada comprometido de director “no me mojo el culo y no siento bases no vaya a ser que no logre contar con la simpatía del 100% del público”. De Luces Rojas, me quedo con las secuencias que describen la gran profesionalidad del charlatán y su bien entrenado equipo de esbirros mientras recaban los detalles de la vida privada del que más tarde será el público del espectáculo, práctica que ya podría haber adoptado la Germain, tan empeñada ella en vivir a costa de la credulidad ajena.

      Pero a lo que yo iba, mi entrada trataba, desde mi muy personal punto de vista, por supuesto, sobre esa necesidad que, aparentemente, una gran mayoría siente de creer en algo, lo que sea, hasta el punto de que, incluso cuando, hastiados de las incoherencias que proporcionan las distintas fes y credos, casi abrazando el más absoluto ateísmo, se decantan en el último segundo por la diplomacia del agnosticismo, no sea que tengan que lamentarlo en esa vida de ultratumba que su propia razón les asegura que no existe.

      Igualmente, pese a que no nos pongamos de acuerdo, agradezco tu visita a mi blog y tu comentario.
      Saludos,
      Jaute

      • Yo trato de poner todo en duda. Dices que no hay nada despues de la muerte, como lo sabes?, yo no digo que haya vida o no porque realmente no lo se , pero no lo niego asi tan tajante ni tampoco aseguraria tajantemente que hay vida.
        En cuanto a argumentos como que la ciencia no comprobo que hay luego de la muerte , no tiene sentido, la ciencia tal vez en un futuro pueda comprobar que hay vida o que no la hay, pero cualquier persona que diga que cree que no hay vida luego de la muerte basado en la ciencia dice un disparate ya que la ciencia no tiene cononcimiento alguno de lo que pasa con un ser luego de la muerte , tampoco me conforman las explicaciones de lo que hay luego de la muerte en base a religiones o fe , yo quiero conocimientos y para que engañarnos posiblemente ni un solo ser humano tenga idea de que hay luego de la muerte , solo estando muertos si hay algo lo sabremos y si no hay nada no lo sabremos porque no existiremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s