Más sabe el diablo por viejo

La vejez tiene sus cosas, como el despiste y el olvido; por ejemplo, yo me olvidé de que el día 3 de este mes cumplía 4 años de entradas colgadas ahí, en la nube. Pero la vejez también aporta sapiencia y mañas, por eso esta entrada quedará fechada a 3 de agosto, como si mi desliz nunca hubiera tenido lugar —maravilloso WordPress.

Lo cierto es que también lo olvidé el año pasado. Debe de ser la pereza que provoca el paso del tiempo…

Pero en fin, que quería yo comentar, aprovechando la ocasión y abusando de vuestra paciencia, que estoy distraída desde hace un par de años, que ya no escribo con la misma frecuencia pese a que todas las semanas me propongo publicar un relato nuevo, o un cuento chino. Tanto es así que me han prestado teorías a lo largo de este tiempo para explicar mi dejadez —la más original, sin duda, una que tenía que ver con jerseys nuevos de lana suave a los que luego le salen pelotillas— pero ninguna de ellas son válidas: a mí me ha pasado lo mismo que a algunos de mis lectores: que nos hemos echado encima responsabilidades que nos ocupan la mayor parte del tiempo, proyectos que aniquilan, si no la creatividad, las ganas de sentarse a contar el último ingenio y de leerlo, imagino. Yo sigo escribiendo mucho, en mi cabeza: cada vez que el jefe me mira se me ocurre un poema; cada vez que pierdo el tranvía, una historia de terror donde los que llegan tarde quedan condenados a no llegar a ninguna parte.

Y, además, la entrada más leída de este blog sigue siendo Del estado líquido al gaseoso, con perfecta fluidez, lo que viene a demostrar que no se puede tener un momento de debilidad ni un primer año de estilo cursi sin que la reputación de una quede sacrificada para siempre. Oh, cruel público…

La página de Pobre de espíritu en Facebook ha reunido 27 seguidores que, si bien no lo leen todo y me agradecen tanto que no sea yo prolija como otros lo han criticado, están ahí, haciendo bonito con sus variadas fotos de perfil —habría que buscar otra expresión que no traduzca literalmente profile picture, ya que me dan ganas de solicitar la mía en escorzo—, estando, siguiendo…

Y yo también, aquí sigo. A nuestra disposición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s